Licenciatura 2019

Hemos visto partir una nueva generación de 126 ignacianos, que un día entraron para aprender y que el pasado 15 de noviembre, llenos de esperanza, salieron para servir.

La ceremonia de licenciatura tuvo lugar en el gimnasio de nuestro Colegio, instancia en que además de recibir sus licencias, recibieron los crucifijos, sello de formación en nuestro colegio.

El inicio de esta ceremonia estuvo marcada por un emotivo minuto de silencio por aquellas víctimas de la represión y la injusticia social en nuestro país, instancia donde cada estudiante se manifestó alzando una imagen de los fallecidos desde el inicio del estadillo social por el que atraviesa Chile actualmente.

Posteriormente, se dirigió a nuestros ignacianos, la Rectora, Sra. Angélica Caro, señalando en su discurso que; «su despedida no es un hecho aislado, desarraigado o ajeno a la realidad que vivimos, si no que está situado en un HOY, en un contexto sociocultural que marcará con un sello indeleble su
despedida del colegio y de la vida estudiantil. He sido testigo de la sensibilidad social de muchos de ustedes, y creo firmemente que serán capaces de leer estos acontecimientos en clave de la misión que les corresponde afrontar de aquí en adelante». «No teman de llevar la ignacianidad incluso a contracorriente: esa es precisamente la idea!!», señaló al finalizar.

Junto a la entrega de las licencias, en la ceremonia se premió también el esfuerzo académico, artístico, deportivo, mejor compañero, premio San Alberto Hurtado y el premio al destacado alumno Ignaciano, expresión máxima de nuestro proyecto educativo, en  el que se concretan de manera visible nuestros anhelos y esperanzas por una educación que permita una real transformación de la sociedad. Esta distinción máxima fue para el alumno Gabriel Francisco Morales Sepúlveda, del IV° medio A.

Al finalizar la actividad, se efectuó, como es tradicional la ceremonia de la luz, instancia en que el alumno ignaciano Gabriel Morales junto a un estudiante de kínder, reciben esta luz como signo de fuegos que encienden otros fuegos, hermosa labor de repartirla y multiplicarla por nuevos caminos.

La licenciatura es uno de los momentos más emotivos que llega cargado de recuerdos donde los alumnos(as) ven pasar su vida estudiantil en un par de horas y que marca el fin de una etapa.

Hoy creemos que nuestros alumnos y alumnas, son capaces de formar una sociedad más justa, solidaria y fraterna; amparada por Jesús y el ejemplo que San Ignacio nos inspira.

No olviden en todo amar y servir… ver fotos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *